El Tribunal de Cuentas de Brasil (TCU) embargó hoy bienes a la expresidenta Dilma Rousseff y a otros antiguos miembros del Consejo de Administración de Petrobras para resarcir daños por 580 millones de dólares causados a la petrolera estatal por la compra de una refinería en Estados Unidos.


La decisión, para la que cabe recurso, fue tomada por el pleno del tribunal, formado por nueve magistrados, quienes dictaminaron este miércoles que el bloqueo será temporal y se extenderá por un año, señalaron fuentes del órgano fiscalizador.

El caso se refiere a la compra por parte de Petrobras de una refinería en Pasadena (Estados Unidos), que se inició en 2006, época en la que Rousseff ocupaba el cargo de ministra de la Presidencia en el Gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y además presidía el Consejo de Administración de la estatal.

De acuerdo al auto, la operación costó alrededor de 1.200 millones de dólares, un precio definido “en razón de criterios antieconómicos” por parte de los miembros del Consejo de Administración de entonces, señaló el tribunal.

Petrobras compró la mitad del capital de la refinería por 360 millones de dólares a la empresa belga Astra Oil, que un año antes había pagado 42,5 millones de dólares por la totalidad de la planta.

La petrolera tuvo que desembolsar otros 820 millones de dólares en 2012, con Rousseff ya como presidenta de Brasil, por la otra mitad del capital tal y como recogía una cláusula en el contrato de compra.

La petrolera tuvo que desembolsar otros 820 millones de dólares en 2012, con Rousseff ya como presidenta de Brasil, por la otra mitad del capital tal y como recogía una cláusula en el contrato de compra.

Fuente: Clarín