Según el antiguo calendario ruso, en éste periodo anual se cumplen cien años en que Vladimir Lenin irrumpió el Palacio de Invierno de lo que hoy es San Petersburgo y tomó el poder. Preguntamos a los lectores de Ñanduti que ven de diferencia hoy de ese 1917 a éste 2017 "entre las dos Rusias".


 

Recordemos que la historia de la Unión Soviética tiene sus raíces en la Revolución Rusa de 1917. Los bolcheviques, al mando de Vladímir Lenin, surgieron como la principal fuerza en la capital del antiguo Imperio Ruso, aunque tuvieron que luchar en una larga y brutal Guerra civil contra los blancos.
Los bolcheviques fueron conocidos como el Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, y su Ejército Rojo ganó finalmente la Guerra civil. En el territorio del antiguo Imperio Ruso surgió la República Soviética de Rusia, junto con la República Soviética de Ucrania, la República Soviética de Bielorrusia y República Democrática Federal de Transcaucasia, que finalmente en 1922 se unieron y formaron la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o simplemente URSS.

Las agencias intrnacionales informan que, al menos no en términos económicos, de acuerdo a una investigación de Renaissance Capital, un banco de inversión especializado en la región que asegura que la Rusia de 1917 y la de 2017 tienen más en común de lo que uno podría esperar.

Toma, por ejemplo, la deuda. Justo antes de la Revolución de Octubre, alrededor de un tercio de la deuda rusa estaba en manos de extranjeros. Lo mismo que hoy día. Antes de 1917, los foráneos obtenían entre un 5 y un 8 por ciento de los dividendos arrojados por acciones de compañías de servicios públicos rusos. Igual que ahora.
La Rusia presoviética estaba detrás de las potencias mundiales en poderío industrial, pero era considerada a la par de Brasil y México. Bastante parecido a lo que pasa hoy día. Las materias primas eran el pilar de la Rusia pre 1917, totalizando dos tercios de sus exportaciones. En 2017 se mantienen esos dos tercios, según Renaissance, banco de inversión enfocado en mercados emergentes.
Por último, Rusia era el mayor exportador mundial de granos entonces. El banco calcula que durante 2015-17, los países del antiguo imperio ruso eran una vez más los primeros en este sector a nivel global. Por supuesto, esto no quiere decir que nada haya cambiado. Por ejemplo, la era soviética logró extender la alfabetización y el economista de RenCap Charlie Robertson destaca que las áreas más exitosas actualmente en Rusia son las que en 1917 tenían un grado mayor de alfabetización.

La Unión Soviética vivió también la industrialización, aunque sin competencia comparado con Reino Unido, Estados Unidos y Japón. Robertson calcula que Rusia podría haber tenido muchos más logros si no fuera por la revolución y los consiguientes años soviéticos que, en su opinión, frenaron el desarrollo de una economía moderna, según se lee en los medios internacionales.