Como una marcada tendencia social en los últimos años la capital es testigo de proyectos inmobiliarios, los que cambiaron la vista y dejaron en evidencia que la inversión crece progresivamente, construyendo una ciudad más cosmopolita.


En ese contexto, la migración a un modelo de vivienda multifamiliar en altura es una tendencia que se viene consolidando en los últimos años, desafiando paradigmas culturales en términos de vivienda, fuertemente establecidos en nuestro país.

En los últimos 5 años se han construido más de 2 millones de metros cuadrados en Paraguay, según la Cámara Paraguaya de Desarrolladores Inmobiliarios (CAPADEI). Esto significa una inversión muy importante, tanto a nivel de obras directas como indirectas.

El Ing. Raúl Constantino, presidente de la CAPADEI, comentó que el Plan Regulador de Asunción define un área específica, a la cual denominan “ejes habitacionales”, donde se están construyendo la mayoría de los nuevos edificios de alta gama. Los principales serían: Santa Teresa, Molas López, Santísima Trinidad y la Avenida Boggiani.

“Paraguay en los últimos años creció muy rápidamente, con índices superiores incluso a la región”, refirió el arq. Constantino ante el desarrollo que estamos atravesando como país.

Uno de los términos más utilizados en el mercado inmobiliario mundial es el llamado “Boom Inmobiliario”, que se refiere al aumento repentino de inversiones edilicias. Este fenómeno se ha dado en las principales capitales de Europa y en grandes ciudades de la región, a principios de los 90. Actualmente, Asunción se está sumando a este cambio, desafiando a la tradición de vivir en casas.