El cesado presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, llamó a una "oposición democrática", después de que Madrid lo destituyera y designara a la vicepresidenta del gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría, encargada del control de Cataluña.


“En una sociedad democrática son los parlamentos los que escogen o cesan a los presidentes”, expresó el líder separatista en un mensaje televisado.

Puigdemont respondía a un Boletín Oficial del Estado que declaró la designación de Sáenz de Santamaría, tras su cesación como presidente de la Generalitat, así como la de Oriol Junqueras como vicepresidente y otros líderes catalanes.

“Nuestra voluntad es continuar trabajando para cumplir con los mandatos democráticos y ahora buscar la máxima seguridad y estabilidad”, aseguró.

Puigdemont criticó las medidas como”decisiones contrarias a las expresadas por los ciudadanos de nuestro país en las urnas”, al tiempo en que reafirmó su compromiso de “trabajar para construir un país libre”.

Pidió “paciencia, perseverancia y perspectiva” a los catalanes para “defender las conquistas conseguidas hasta hoy” y mantener una “oposición democrática” a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.