Al Vaticano preocupa el nacionalismos. Al menos, así lo expresa el papa Francisco. “El retorno de los nacionalismos” y las “presiones disgregadoras” que afectan a Europa preocupan afirmó el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin.


Parolin también explicó que el Papa está preocupado por otras cuestiones como “el avance del populismo y los problemas medioambientales”. El papa Francisco, durante un foro de diálogo sobre el futuro de la Unión Europea, cargó contra “las lógicas particulares y nacionales” y defendió el diálogo en la política para impedir que “formaciones extremistas y populistas” hagan “de la protesta el corazón de su mensaje, sin ofrecer un proyecto político como alternativa constructiva”.
Parolin dijo que “el resultado del referéndum británico de 2016 y las presiones disgregadoras que atraviesa el continente han llevado al Papa a considerar la urgencia de favorecer una reflexión aún más amplia y cuidadosa sobre toda Europa y sobre la dirección que esta –incluso más allá de las fronteras de la UE– tiene intención de emprender”.