Ministerio de Hacienda advierte que cualquier incremento adicional para los docentes implicará el desplazamiento de otras áreas sociales. Destaca que el aumento previsto se hace sobre un esfuerzo fiscal.


 
Apunta que la propuesta de la mejora salarial a favor del sector de los docentes, en el marco del Proceso Gradual de Implementación del Salario Básico Profesional, ha sido realizada bajo una proyección realista de financiamiento y representará un importante sacrificio financiero en pos de la educación.
El costo del aumento salarial para los docentes, previsto en forma gradual a partir del 2018 hasta el 2021, representa para el Estado aproximadamente USD 522 millones adicionales en 4 años, sacrificio fiscal que será financiado con los recursos provenientes de los impuestos (Fuente 10). Con esta propuesta, el salario actual de los maestros se incrementaría en 83% en ese período, indica Hacienda.
Sostiene que un adicionalmente, el compromiso incluye la implementación de un programa de capacitación diseñado de acuerdo a la necesidad del aula por parte del MEC y de evaluación de los maestros. Tanto la capacitación como la evaluación serán de carácter obligatorio para los docentes.
Entendiendo que la implementación de esta propuesta conllevará un importante esfuerzo por parte del Tesoro Nacional, el Ministerio de Hacienda advierte que cualquier solicitud que genere un mayor costo para el Estado implicará el desplazamiento de otras áreas sociales que también son de vital importancia para la gente.