El delantero peruano podría ser suspendido por un supuesto control positivo después del encuentro en la Bombonera. Podría caerle una suspensión de entre dos y cuatro años.


En vísperas del repechaje que disputará la selección de Perú frente a Nueva Zelanda, medios locales informaron sobre el posible doping de una de sus figuras: Paolo Guerrero. El experimentado delantero habría dado positivo en el control tras el empate con Argentina en la Bombonera.

Se habla de una “droga social” y estiman que en caso de que el delantero del Flamengo brasileño no superara satisfactoriamente los resultados de la contraprueba, le caería una suspensión de entre dos y cuatro años.

El conjunto dirigido por Ricardo Gareca visitará a los oceánicos el próximo sábado 11 de noviembre, por la ida de la repesca camino al Mundial de Rusia 2018. Si se confirma este caso de doping, el capitán de los incaicos se ausentará tanto en ese compromiso como en la revancha, a celebrarse en Lima el miércoles 15.

guerrero

En aquel encuentro frente a la Argentina, Guerrero había disputado los 90 minutos y luego fue sorteado para el control junto a su compañero Edison Flores. Una lesión (distensión en el músculo posterior del muslo izquierdo) lo privó de jugar durante los últimos cuatro compromisos para el club de Río de Janeiro.

Guerrero es una pieza vital en el esquema del entrenador argentino y lo mostró en las redes a lo largo de las Eliminatorias: convirtió en seis ocasiones.

Mientras se esperan voces oficiales de la Federación Peruana de Fútbol y la Conmebol, se rumorea que el jugador podría viajar a Zurich para realizar un descargo.