¿Tiene incidencia sobre los precios nacionales?. ¡Claro! Tiene mucha incidencia. Hablamos de los precios de la soja y del maiz, que bajaron en el mercado de Chicago. Eso de debió a preocupaciones respecto a las exportaciones desde Estados Unidos ante una depreciación del real, lo que hace más atractivo el precio de los suministros brasileños de la oleaginosa.


 

Otro hecho llamativo es que el precio del maíz también bajó, acompañando a la soja por la depreciación del real. El trigo terminó con una modesta caída en Chicago, aunque en Kansas y en Mineápolis cerró con subidas. La semana pasada terminaron mal los precios, la semana que empezó ayer está en su tiempo de expectativas.
Los futuros de soja para enero bajó 12,5 centavos, o 1,3%, a 9.8675 dólares por bushel, retrocediendo desde el máximo en una semana y media alcanzado el jueves a 10.0050 dólares. En la semana el contrato casi no registró cambios, con un avance de 0,25 centavos tras dos caídas consecutivas.

El maíz para diciembre terminó con una caída de 2,25 centavos, a 3,4825 dólares por bushel. En la semana el contrato retrocedió 0,5 centavos, extendiendo el patrón de movimientos laterales que el mercado muestra desde fines de agosto.

Los precios estuvieron anclados por vastos suministros del grano de la vieja cosecha y por proyecciones privadas en alza para la cosecha actual en Estados Unidos, antes de que la semana próxima el Departamento de Agricultura publique su reporte mensual de suministros y demanda.

El trigo para diciembre en el mercado de commodities de Chicago bajó 0,25 centavos, a 4,2575 dólares por bushel. En la semana el contrato cayó 1,50 centavos, o 0,35%, su quinto declive semanal en las últimas seis semanas.

El trigo duro rojo de invierno para diciembre en Kansas subió un centavo, a 4.2675 dólares por bushel, mientras que el trigo de primavera para diciembre en Mineápolis ganó 2 centavos, a 6.2475 dólares.