A 22 años de haber donado Ñandutí la hemeroteca “Alfredo Seiferheld” al Estado paraguayo poca gente recurre a ella para los trabajos de investigación a la que está destinada. Por otro lado, pese a las limitaciones, la hemeroteca sigue creciendo.


 Por Efraín Martínez Cuevas
El 12 de diciembre de 1995 durante un acto protocolar en la Imprenta Nacional, hoy sede del Registro Oficial, la señora Gloria Beatriz Rubín en representación de Radio Ñandutí estampó su firma en un contrato celebrado entre la emisora radial y el Estado paraguayo representado por el ingeniero Juan Carlos Wasmosy, entonces presidente de la República.
En el documento se consigna que Radio Ñandutí dona gratuitamente al Estado Paraguayo la Hemeroteca “Alfredo Seiferheld” y que el Estado lo aceptaba. Consta en el contrato que la hemeroteca será de público acceso para toda la ciudadanía y que estará habilitada en forma gratuita en horas de oficia, de lunes a sábado.
Al momento de dicho acuerdo, la hemeroteca se encontraba instalada en uno de los salones de la Imprenta Nacional sobre la avenida Stella Maris frente a los ex depósitos del puerto de la capital. Hoy ocupa dos salones.

El documento fue firmado en acto público realizado en aquella ex dependencia del Ministerio de Hacienda por la señora Gloria Rubín, Juan Carlos Wasmosy, Orlando Bareiro (entonces ministro de Hacienda) y, Nicanor Duarte Frutos (ministro de Educación y Culto).
Esta biblioteca funcionaba en la sede central de Radio Ñandutí durante los años de la dictadura hasta 1995 cuando es transferida al Estado paraguayo. Numerosas publicaciones surgieron bajo el sello de “Ñandutí vive” durante los últimos años de la dictadura mediante la hemeroteca que lleva el nombre del brillante periodista e historiador villarriqueño fallecido a temprana edad en 1988.

Durante varios años desde la hemeroteca “Alfredo Seiferheld” en Radio Ñandutí apareció el completo “Anuario Paraguay” bajo la edición de Humberto Rubín y la coordinación de Nicolás Argüello. Contenía publicaciones de los los diarios asuncenos en el intento de responder a los porqués de la historia contemporánea paraguaya.

Los gestores de este útil como necesario emprendimiento se sentirán completamente honrados del esfuerzo intelectual aplicado cuando la gente concurra a realizar sus investigaciones en el sitio donde la hemeroteca hoy se encuentra.