El sitio es uno de los más hermosos y tranquilos de la ciudad pero estaba convertido en un tiradero como se podía observar en las fotos que publicamos en las redes de ‘El Salón de los pasos perdidos’ y de Ñandutí. Un día después de la denuncia, la Municipalidad respondió con la limpieza del histórico lugar.


Así estaba el Mirador: