¡Ojo con el tema! El lavado de manos es clave. Así como la desinfección de superficies de uso común o de alto contacto (picaportes, teclados, mouse de computadora, etc.). También se debe evitar compartir cubiertos, bombilla, vasos y demás utensilios que hagan contacto con la saliva. Hablamos de las recomendaciones del Ministerio de Salud sobre la meningitis.


La meningitis se transmite de persona a persona, mediante secreciones respiratorias o de la garganta, al toser, estornudar, dar besos y al compartir cubiertos, motivo por el cual se recuerda a la ciudadanía la necesidad de extremar las medidas higiénicas para reducir el riesgo a contraer esta enfermedad, que se previene fundamentalmente con el lavado de manos.

Esta práctica higiénica debe llevarse a cabo con frecuencia con agua y jabón, sobre todo antes de preparar y consumir los alimentos, después de limpiarse la nariz y luego de salir del baño. Las medidas de prevención deben ser implementadas tanto en la casa como en las instituciones educativas y laborales.

La cartera sanitaria recuerda que no es necesaria la suspensión de las actividades escolares si se presentara algún caso sospechoso o confirmado de meningitis, tampoco la fumigación, teniendo en cuenta que la trasmisión no se da por mosquitos.

Los síntomas más frecuentes son dolor de cabeza, rigidez de la nuca, fiebre, intolerancia anormal a la luz o a los sonidos y trastornos de la consciencia. A menudo, especialmente en niños pequeños, sólo se presentan síntomas inespecíficos, tales como irritabilidad y somnolencia.
De acuerdo a informes estadísticos nacionales, la mayor parte de los cuadros de meningitis registrados es de origen viral. Nuestro país cuenta con un sistema de vigilancia de meningoencefalitis agudas, que monitorea la aparición de casos sospechosos durante todo el año, de modo a que se pueda valorar el riesgo para la población en cada caso, tomando acciones preventivas y/o de control.