¡ Fin de la luna de miel! El Gobierno de Donald Trump anunció nuevas restricciones a los viajes y el comercio con Cuba. Esto es parte del cumpliendo la promesa del presidente de frenar el acercamiento iniciado con La Habana por su predecesor, el demócrata Barack Obama.


 

Los cambios, que entrarán en vigencia desde hoy, buscan impedir que el comercio y las visitas turísticas de estadounidenses beneficien a las fuerzas armadas y a los servicios de inteligencia y seguridad del Gobierno de Cuba, dijo la Casa Blanca y que reporta la prensa internacional.

La decisión se produce después de que el Gobierno de Trump ordenó en junio reforzar las sanciones contra Cuba, pese a dejar intactos algunos cambios que Obama anunció como parte del avance diplomático entre los países. Las regulaciones incluyen una nueva lista de 180 entidades gubernamentales, como agencias y compañías de turismo, vinculadas a las fuerzas armadas cubanas, con las que los estadounidenses tendrán prohibido hacer negocios. Las sanciones alcanzan a 83 hoteles y al nuevo centro comercial de lujo de La Habana.
Los estadounidenses que quieran viajar a la isla deberán mostrar un cronograma completo con actividades que apoyen a los cubanos y muestren una interacción significativa que vaya más allá de alojarse en casas, comer en restaurantes privados o comprar en tiendas privadas, dijo un funcionario de Washington.