¿Y eso? ¿Justo entre la visita de un empresario del rubro? El papa ordenó la prohibición de vender tabaco en el Vaticano. Fue al considerar que ningún beneficio puede ser legítimo si le está costando la vida a la gente. Todo eso se dio casi coincidente con la vista del presidente Cartes, dueño de una industria tabacalera.


 

El mismo portavoz del Vaticano, Greg Burke, confirmó que el papa decidió que el Vaticano deje de vender cigarrillos a sus empleados a partir de 2018 por el simple motivo de que “la Santa Sede no puede cooperar con una práctica que daña claramente la salud de las personas”.

El Vaticano recordó que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaco causa de más de siete millones de muertes al año en todo el mundo. La noticia mundial tuvo también se efecto en Paraguay, porque en esas horas recibía al presidente del país, por quinta vez, quien se dedica al cultivo del tabaco e industria del cigarrillo.