El papa Francisco indicó que la familia genera unos fuertes vínculos que son el antídoto más eficaz contra lo que definió el individualismo cada vez más difundido. Eso dijo en un mensaje de vídeo enviado a los participantes en un Simposio Internacional sobre su exhortación “Amoris laetitia”, organizado por la Pastoral Familiar de la Conferencia Episcopal Italiana.


 

“El amor entre un hombre y una mujer es, evidentemente, una de las experiencias humanas más fértiles, es el fermento de una cultura del encuentro y lleva al mundo actual una inyección de sociabilidad”, explicó. Denunció que se habla ya incluso de la existencia de la “egolatría, como un verdadero culto al yo, sobre cuyo altar se sacrifica cualquier cosa”.

Recordó que como se indica en “Amoris laetitia”, “estamos llamados a formar las conciencias, no a sustituirlas” y que “el mundo contemporáneo tiende a confundir la primacía de la conciencia, que siempre debe respetarse, con la autonomía exclusiva del individuo respecto a las relaciones que vive”.