¡Dos grandes se ponen de acuerdo sobre un tema complicado! Hablamos de Estados Unidos y Rusia. Sus presidentes, Donald Trump y Vladimir Putin, están de acuerdo en que no hay “solución militar” posible a la guerra en Siria, abriendo la opción de soluciones diplomáticas que hasta hace poco parecían inviables.


 

“Los presidentes están de acuerdo en que el conflicto en Siria no tiene solución militar” informó el Kremlin, que agregó que ambos mandatarios confirmaron su “determinación para vencer al Estado Islámico (EI)”. Esta información trae casi todas las agencias internacionales.
Según la cancillería rusa, los presidentes confirmaron su compromiso en la soberanía de Siria, su independencia, su unidad, su integridad territorial y su naturaleza secular” y pidieron a todas las partes que participen en las discusiones auspiciadas por la ONU.
“Los presidentes también trataron la necesidad de reducir el sufrimiento humano en Siria, y llaman a todos los países de la ONU a aumentar su contribución para cubrir las necesidades humanitarias en los próximos meses”, comentó el Kremlin.