fb-bbva-paraguay
Descargar el Audio

Agustín Antón (presidente de la filial paraguaya) dijo que ésto se debe al "buen comportamiento de los vecinos" como Brasil y Argentina, el aumento de inversores externos y la mayor cantidad de obras de infraestructura.


América Latina logrará este año registrar un crecimiento de 10% en el valor de sus exportaciones, con lo cual dejará atrás media década de caídas de los precios de su canasta de exportación. Así lo señala la Comisión Económica para América Latina y el Carible (Cepal), que también prevé el fin del débil aumento del volumen exportador, que fue una constante en los últimos años.

En su informe ‘Perspectivas del Comercio Internacional de América Latina y el Caribe‘, la Cepal indica que ese mejor comportamiento del valor de las exportaciones se debe al mayor dinamismo de la demanda agregada en algunos de sus principales socios comerciales, el mayor precio de varios de sus productos básicos de exportación, así como por el desmonte de restricciones arancelarias y no arancelarias en algunos países.

Además, considera que también ha contribuido la recuperación del crecimiento en la propia región, que estima será de 1,2% en 2017 y de 2,2% en 2018, un poco más optimista frente a las proyecciones de BBVA Research, que en su informe ‘Situación Latinoamérica Cuarto Trimestre 2017‘ proyecta un PIB de 1,1 para este año y de 1,6% para el próximo.

BBVA Research eleva la previsión de crecimiento para América Latina en 2017

De igual forma, el organismo regional plantea que la recuperación de las exportaciones regionales estará liderada en 2017 por los envíos a China y al resto de Asia (23% y 17% de aumento en valor, respectivamente), mientras que los envíos destinados a Estados Unidos y a la propia región tendrán una expansión cercana al promedio (9% y 10%, respectivamente). En tanto, las ventas a la Unión Europea serán menos dinámicas (con un 6% de aumento).

En el documento, la Cepal recalca la urgencia de profundizar la integración regional, y más teniendo en cuenta el giro de la política comercial de Estados Unidos y la incertidumbre generada con la renegociación del Tratado de libre Comercio de América del Norte (TLCAN).