El crecimiento de la industrialización de oleaginosas en Argentina influye claramente en esta dinámica, debido a que empresas locales obtienen mayor rentabilidad por exportar soja en estado natural.


La agroindustria local volverá a cerrar por segundo año consecutivo con una caída en el volumen industrializado, a pesar de que Paraguay haya obtenido una cosecha récord.

El Estado paraguayo debe implementar políticas espejo para contrarrestar las medidas adoptadas por otros países para incentivar la industrialización dentro de sus territorios.La Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (CAPPRO) estima que al cierre del año se alcanzará una molienda de 3,5 millones de tn, que representa apenas el 35% de la cosecha disponible, con lo cual sería el peor resultado registrado desde el 2013, que fue del 33%.

En contrapartida, la industria argentina creció un 10,23% en el procesamiento de soja durante octubre,comparativamente con su desempeño en setiembre. Este crecimiento no fue fortuito, sino que estuvo respaldado por una decisión política que restableció la importación bajo el régimen de admisión temporaria de la soja en estado natural.

Asimismo, se disminuyó y se seguirán reduciendo los porcentajes de retenciones que se aplican a la exportación de productos derivados de la soja y tanto el sector público como el privado están haciendo inversiones para adecuar la infraestructura y mejorar la logística para facilitar la entrada de la materia prima y la salida de los productos derivados.

Los volúmenes procesados en Argentina son significativamente superiores a los que industrializa Paraguay, con lo cual la diferencia en escala y la flexibilidad tributaria para importar granos en estado natural, marca una posición competitiva más favorable para las industrias argentinas, que están en condiciones de negociar mejor sus costos.

Los niveles proyectados de exportación nacional de soja en estado natural, se pueden explicar, en parte, por la creciente demanda de materia prima de las industrias aceiteras en Argentina, que con los cambios propuestos por el Gobierno actual están reduciendo su capacidad ociosa.

Compartí: