Según un informe de la consultoria McKinsey Global Institute destaca que Japón, Estados Unidos y Alemania serán los países más golpeados. El impacto de las nuevas tecnologías en la vida de los trabajadores será sentido sobre todo en las economías más desarrolladas.


El estudio señala que entre 400 y 800 millones de personas en todo el mundo se verán afectadas por la automátizacion y tendrán que encontrar una nueva ocupación desde hoy hasta el 2030.

De acuerdo con el informe, hasta un tercio de la fuerza laboral en Estados Unidos y Alemania tendrá que aprender nuevas habilidades y encontrar otra ocupación. En Japón, el porcentaje de afectados podrá llegar casi a la mitad de los trabajadores.

McKinsey analizó el efecto de la robotización en 46 economías que representan casi el 90% del PIB mundial. La consultoría destaca que los países tienen que encontrar maneras de reubicar a los trabajadores desplazados por la automatización. “En los escenarios en que algunos de los desplazados llevan años para encontrar un nuevo trabajo, el desempleo crece en el corto y medio plazo. A largo plazo se reduce el desempleo y el mercado laboral se ajusta, pero con un menor crecimiento de los sueldos”, afirman

Pese a los efectos esperados en el mercado laboral, los investigadores destacan que la innovación, el crecimiento económico adecuado y las inversiones pueden generar una creación de empleos suficiente para compensar los puestos que serán perdidos por la automatización.

Fuente: El País