El joven turco que vive en Alemania y trabajó temporalmente en el área de seguridad de la compañía de las redes sociales se encargaba de desactivar las cuentas reportadas por violar las reglas de la plataforma hasta que se hiciera una revisión de fondo.


Según la entrevista Bahtiyar en el sitio TechCrunch .El día en que sucedió este incidente era su último día de trabajo como pasante. “Había muy pocas probabilidades y ocurrió al azar en mi último día de trabajo. No hackeé a nadie, no hice nada que no estuviera autorizado a hacer. No fui a ningún sitio o utilicé alguna herramienta que no estuviera permitida. No hice ningún crimen y seguí las reglas”, comentó.

El joven contó que él formaba parte del área de seguridad de Twitter, que  ese día, justo antes de partir de la oficina, recibió la notificación de la cuenta de Donald Trump. No le prestó atención al nombre y siguió el proceso. Bloqueó la cuenta para mandarla a revisión. Apagó su computadora y se fue.

“Estaba cansado y cualquiera comete errores. Yo cometí uno, solo que no fue pequeño”, dijo el joven, que luego fue alertado de lo que había provocado, cuando los medios comenzaron a buscarlo.

De todos modos, muchos usuarios de la plataforma festejaron la acción del empleado que se atrevió a silenciar los polémicos tuits del presidente de Estados Unidos. Algunos lo llegaron a calificar como héroe nacional e incluso lo propusieron para ser nominado al Premio Nobel de la Paz.

Bahtiyar decidió hablar ahora porque no quiere evadir más a la prensa y quiere recuperar su vida normal. “Tuve que borrar a miles de amigos porque los reporteros me acosan. Agregan a mis amigos en Facebook, tuve que borrar muchas fotos. Sólo quiero seguir con mi vida. Soy una víctima con poco o mucha suerte”, dijo.

En varias ocasiones, Twitter ha declarado que no puede bloquear ni cerrar la cuenta de Donald Trump por ser considerada “noticiosa”.

Fuente: La Nación(Argentina)