0122
Descargar el Audio

Es temporada de calor y los sapos salen detrás de los bichos que abundan en los jardines. Que el sapo se mueva y emita ruidos provoca un interés obvio en las mascota, quienes intentan cazarlo o jugar con él.


Pero si por algún motivo, el perro lo muerde, lo primero que debemos hacer es darle una mezcla de agua con sal, lo que hará que expulse el veneno que ingirió accidentalmente y por supuesto, correr a la veterinaria ya que podría afectar al sistema nervioso emitiendo episodios leves de fallos respiratorios e incluso llevar a la muerte de tu mascota.

Cabe resaltar que los sapos son animales que aportan un balance en el jardín, inofensivos mientras no lo molestemos. El veneno para ser peligroso debe entrar en contacto con las mucosas, boca o lagrimales, pero una vez penetra en el torrente sanguíneo empieza a producir trastornos circulatorios y del sistema nervioso y ésto, resulta mortal en cuestión de minutos.