¡Ahora se matan entre ellos! Trece combatientes y civiles murieron en un enfrentamiento en Colombia entre el grupo armado ELN y disidencias de las FARC, que se disputan zonas del narcotráfico, informó la Defensoría del Pueblo.


 
La noticia que viene de Colombia afirma que se trata del peor choque que involucra a civiles desde la firma de la paz con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), en noviembre de 2016, y del inicio de una tregua con el ELN (Ejército de Liberación Nacional) hace dos meses para negociar también un acuerdo de paz.
Ambos grupos defienden la implementación de un totalitarismo comunista. Los diversos grupos armados que existen en Colombia se disputan el control de territorios claves para el narcotráfico y la minería ilegal.
Más de 11.000 integrantes de las FARC, incluidos 7.000 combatientes, debían entregar las armas luego del acuerdo de paz firmado el año pasado con el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos para poner fin a un conflicto de más de medio siglo que ha dejado unos 220.000 muertos.

Pero diversos “frentes” de las FARC no aceptaron los términos del acuerdo o regresaron a la lucha armada en los últimos meses en más de 30 estructuras disidentes que actualmente suman más de 1.300 combatientes, de acuerdo con una alta fuente de seguridad.

Ignacio Martínez
Periodista, consultor y exdirector de medios