"He decidido que ha llegado el tiempo de reconocer a la ciudad de Jerusalén como capital de Israel", declaró este miércoles el presidente de los Estados Unidos.


Informó que dio la orden al Departamento de Estado norteamericano para que empiece los preparativos que permitan trasladar la embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén.

Las iniciativas de Trump, que de este modo está manteniendo sus promesas electorales, van en contra de los enfoques establecidos de la comunidad internacional con respecto al estatus de Jerusalén y su papel en la solución del conflicto palestino-israelí.

Ante la intención de Washington, el líder palestino señaló que la medida tendrá “consecuencias peligrosas”.

No es el único político al que le preocupa profundamente el cambio del estatus de esa urbe. Varios líderes musulmanes y mandatarios de diferentes países advirtieron al inquilino de la Casa Blanca del impacto negativo que tendrá esa decisión para el conflicto palestino-israelí.

Fuente: RT