Tiempo electoral, año de dinero público. Algo de eso pasó con la decisión de Diputados de confirmar los reajustes aprobados en Senado para docentes, médicos y personal de ANDE. La postura evidenció una negativa a la presión de Hacienda, los empresarios y las firmas multilaterales.


Se sancionó los aumentos salariales para docentes, médicos y funcionarios de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE). No importó el lobby de los gremios empresariales y organismos multilaterales, por el supuesto quiebre de la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF).

El incremento del 16% para los maestros no tuvo reparos, luego de que la bancada cartista comunicara su decisión de apoyar la versión del Senado. También se decidió la suba del 8% para el personal de blanco de Salud Pública. Los legisladores oficialistas dejaron sin cuórum la sesión al momento en que se iba a tratar el incremento general de G. 600.000 para los funcionarios de ANDE. No obstante, al reinicio de la sesión en horas de la tarde, se confirmó esta suba, también desde enero.

Ignacio Martínez
Periodista, consultor y exdirector de medios