Un día como hoy, 7 de diciembre de 1941, se iniciaba el ataque aéreo japones a la base naval del Pacífico de EE.UU (Pearl Harbor). Fue un domingo a horas tempranas donde el factor sorpresa fue contundente. Unas 353 aeronaves japonesas entre ellos bombarderos, cazas de combate y torpederos, destrozaron la marina de Pearl Harbor definiendo el curso de la Segunda Guerra Mundial.


Por Andrés Pancani

“No quedaba otra opción que levantarse”. Así justificó Shigenori Togo, ministro de Relaciones  Exteriores japonés en 1941, el ataque a la base naval de EE.UU. en Pearl Harbor, del que hoy se cumplen 75 años. Una agresión que cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial.

Era un 26 de noviembre de 1941 cuando comenzó el operativo. Fue ese día cuando seis portaaviones de la Armada Imperial japonesa abandonaron el puerto de Iturup en las islas Kuriles, para comenzar su travesía a lo largo del Pacífico con la mira en Pearl Harbor.

pearl1

Factor sorpresa

Era necesario ser lo más cauteloso y silencioso posible para que no pudieran ser detectados en los 11 días que se tenían previsto para poder llegar a la base Naval de EE.UU.  La misión debía llevarse en absoluta discreción y secreto, nada podía filtrarse, ningún documento, ni hasta el más leve ruido del tronar de los motores.

El objetivo era claro, más que eliminar la fuerza naval en el Pacífico de EE.UU y con los submarinos alemanes controlando el norte del Atlántico y así de esta manera dejarlo aislado ante cualquier intervención en la guerra de controlar los focos ante posibles acciones. Pues claro, EE.UU. era el único rival con mayor potencia de los Aliados para disipar el futuro Holocausto del revanchismo Alemán.

pearl2

El Día X

El Pacífico era silencioso, solo se escuchaba el ruido de las olas chocar por los destructores, buques y cruceros estadounidenses. Pero quien podía imaginar el tremendo fuego que se desataría posteriormente en los cielos y que serían bombardeados con rayos de misiles.

Hasta que llegó el día 11, la flota japonesa pasó desapercibida, ya que el famoso Cóndor “el buscaminas” y, sin duda clave en como terminaría esta historia, detectó a las 3:42 de la madrugada del 7 de diciembre a uno de los submarinos que acompañaba los portaaviones japoneses que partía hacia su objetivo con 183 aparatos que debían destruir a todo lo que encontrara en su camino.

El Cóndor falló. No midió la gravedad del problema al detectar solo al submarino y restándole importancia. Poco tiempo después, los portaaviones abrieron sus alas de fuego. Los seis portaaviones niponeses -Akagi, Kaga, Sōryū, Hiryū, Shōkaku y Zuikaku, despegaron en un grito de furia: ¡Grito de guerra!

Y así el operativo comenzaba, eran como águilas silenciosas que volaban mucho más alto, se camuflaban entre las nubes dejando estelas que serían los vestigios del inicio de un enfrentamiento que cambiaría el curso de la guerra.

pearl3

Las oleadas de fuego

A las 7:55, en Pearl Harbor suena la primera explosión. El ataque ha comenzado. Y en la radio japonesa truena otro mensaje: “Tora! Tora! Tora!”. Mitsuo Fuchida, que lideraba la primera oleada, transmitió la clave que hizo saber el Almirante Yamamoto, el mensaje era “Pearl Harbor no tiene defensa”.

La primera oleada, el ataque japonés distribuyó sus fuerzas en tres grupos. El primero, formado por 89 bombarderos que tenían como objetivo diez navíos estadounidenses. Un segundo grupo, formado por 51 bombarderos atacaría los aeródromos de Hickam y Wheeler. El resto -43 cazas de combate que contribuirían a la destrucción de los aeródromos pero tenían como objetivos primarios puestos de controles aéreos, estaciones de comunicaciones, así como también el aeródromo y sus hangares.

Veinte minutos después de iniciado el ataque, Pearl Harbor era un caos. De lo poco que se puede hacer en el desorden es tratar de salvar los barcos más pequeños, más maniobrables. Es el caso de los destructores Helm y Monaghan que en su huida, descubrieron que el ataque japonés no era sólo aéreo. Ambos toparon con dos minisubmarinos lanzatorpedos, y lograron hundirlos. El Helm además, consiguió rescatar y arrestar a uno de los ocupantes de los sumergibles japoneses, Kazuo Sakamaki, quien se convirtió en el primer prisionero de guerra capturado por Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Apenas 45 minutos después del primer ataque, la segunda oleada de aviones japoneses ya sobrevolaba Pearl Harbor. Ya habían destruido todo a su paso, cruceros, destructores, buques e instalaciones militares. A las 9:45, una hora y cincuenta minutos después del primer ataque, los japoneses se retiraron de Pearl Harbor dejando polvo en el mar.

El deceso

Entre las bajas, tras días de trabajo se cifraron por parte estadounidense, en más de 2.400 muertos y 1.178 heridos. En cuanto a Japón tuvieron la pérdida de 65 hombres:, 64 fallecidos y un prisionero. Además, perdieron 29 aviones, 15 de ellos abatidos directamente por baterías antiaéreas estadounidenses.

Al día siguiente 8 de diciembre de 1941 el presidente Franklin D. Roosevelt declaró la guerra a Japón. En la que posteriormente terminaría el 15 de agosto de 1945 en un revanchismo tras los lanzamientos nucleares contra Hiroshima y Nagasaki.

Debido a que esta ofensiva se llevó a cabo sin una declaración de guerra previa y sin ningún aviso explícito, el ataque a Pearl Harbor fue juzgado en los juicios de Tokio como un crimen de guerra.

96h/12/koac/3725/5w2p01

pearl-harbor-ataque-a-traicion-un-punto-de-vista-diferente-para-el-75-aniversario

AP_pearl_harbor_06_mm_151207._13x10_1600