El presidente ruso, Vladimir Putin no quiere dejar el poder. Ya anunció que se presentará a las elecciones de marzo de 2018 para intentar lograr un cuarto mandato como jefe de Estado, lo que lo mantendría en el poder hasta 2024.


“Anuncio mi candidatura al cargo de presidente de Rusia”, declaró Putin durante un encuentro con obreros de una fábrica en la ciudad de Nijni Novgorod, retransmitido en directo por televisión.  “Rusia seguirá yendo adelante, y en este movimiento hacia adelante, nadie la parará nunca”, lanzó.

Unas horas antes, el Presidente había mantenido el suspense durante un foro de voluntarios de diversas oenegés en Moscú, donde prometió tomar “muy próximamente” una decisión sobre su candidatura, de la que, sin embargo, dudaban pocos observadores.

Muchos rusos alaban a Putin, que llegó a la presidencia en 2000 en un país de poder inestable y economía debilitada, por haber devuelto estabilidad y prosperidad a Rusia, gracias a un importante maná petrolero que duró años. Sus detractores le acusan de autoritario y de hostigamientos a la oposición.

Presidente de la Federación Rusa de 2000 a 20008, Putin fue después primer ministro durante la presidencia de Dmitri Medvedev, antes de volver a ser elegido jefe de Estado en 2012. Ya había sido primer ministro de Boris Yeltsin de 1999 a 2000.

Ignacio Martínez
Periodista, consultor y exdirector de medios