Descargar el Audio

El ministro de agricultura Marcos Medina dijo que es una de las grandes paradojas del país como productor de alimentos.


Las importaciones de Brasil y Argentina de frutas y hortalizas rondan los 400 millones de dólares por año, entre ellos el tomate lo más demandado en las importaciones dentro del flagelo del contrabando, por lo que refleja “la realidad que se vive en cuanto a la producción agropecuaria”, señaló el ministro.

Por otra parte, expresó que se debe implementar la tecnología a la producción agropecuaria, ya que producir tomate sin tecnología hace que no se pueda tener sostenidamente en el año suficiente producción para cubrir la demanda interna, por lo que obliga la entrada de importaciones, indicó.