La grada silbó al brasileño, que hizo cuatro tantos en el 8-0 al Dijon, por no cederle un penal a Cavani, a un gol del récord. La guerra de los penaltis ha vuelto a estallar en el PSG.


Ocurrió este miércoles en el partido de Liga entre el conjunto parisino y el Dijon, y acabó con Neymar enfadado, a pesar de la goleada 8-0 con cuatro dianas del brasileño. La afición de su equipo le pitó por adjudicarse el último penalti en el minuto 83 y no cedérselo a Edinson Cavani, lo cual podría haber supuesto que el uruguayo superase a Zlatan Ibrahimovic como máximo goleador histórico del PSG. Neymar ni celebró el tanto.

“Cavani, Cavani”, gritó la afición del PSG cuando el delantero uruguayo cayó derribado en el área rival y el árbitro del partido pitó penalti. Querían que lo lanzase él porque si lo convertía, superaba a Ibrahimovic como máximo goleador del club parisino con 157 goles. Pero eso no sucedió. Cavani, con su tanto en el minuto 21, igualó el récord y se quedó en 156. Sin embargo, quien convirtió el tiro desde los 11 metros fue Neymar, que cogió el balón, hizo el gol y no lo celebró. Ni una sonrisa, ni un puño arriba. Los silbidos que le propiciaron los aficionados por no ceder el balón a Cavani lo enfadaron.

Y eso no fue todo. Apenas unos minutos después, nada más terminar el partido, Neymar intercambió rápidamente la camiseta con un rival y se fue solo hacia los vestuarios. Negando con la cabeza y con la mirada hacia abajo, se metió en el túnel mientras el resto de sus compañeros festejaba con la afición en el césped del Parque de los Príncipes, donde el PSG juega de local. No se paró ni para hablar con la prensa cuando le dieron el trofeo de mejor jugador del partido por sus cuatro goles.

Esta no es la primera vez que sucede un inconveniente entre Neymar y Cavani por un penalti. Aunque la vez pasada el conflicto fue entre ambos jugadores y ahora el enojo del brasileño es con la afición. En septiembre del año pasado, el delantero uruguayo se negó a ceder el balón al brasileño en el partido que terminó en victoria 2-0 ante el Lyon. Neymar pidió el balón, pero Cavani no se lo dio, tiró y falló. Tuvieron que pasar más de dos meses y muchos esfuerzo.

Fuente: El País