Estados Unidos se enfrenta a “amenazas crecientes” por parte de China y de Rusia, que “tratan de crear un mundo de acuerdo a sus modelos autoritarios”, declaró el secretario estadounidense de Defensa, Jim Mattis. Fue en la presentación de su nueva Estrategia de Defensa Nacional.


 El ejército estadounidense necesita medios previsibles para modernizarse porque su “ventaja competitiva disminuye en todos los ámbitos –aéreo, terrestre, marino, espacial y ciberespacial– y no deja de disminuir”, añadió el jefe del Pentágono en la presentación de este documento en Washington.

“Enfrentamos amenazas crecientes de poderes revisionistas tan distintos como China y Rusia, naciones que tratan de crear un mundo de acuerdo a sus modelos autoritarios”, escribió Mattis en la introducción de la propuesta, informan los medios internacionales.

La nueva estrategia de Defensa, la primera desde hace diez años, “reconoce que China y Rusia en particular han obrado asiduamente desde hace varios años para desarrollar sus capacidades militares”, y que durante ese tiempo Estados Unidos se había consagrado a la “lucha contra el terrorismo y los estados parias”, explicó a la prensa el subsecretario de Defensa encargado de la estrategia, Elbridge Colby.

El documento, de una cincuentena de páginas y del que el Pentágono solo ha hecho público un sumario de una decena de páginas, acusa a China de haber utilizado “tácticas económicas depredadoras para intimidar a sus vecinos militarizando el mar de China”.

En cuanto a Rusia, le denuncia por haber “violado las fronteras de países vecinos”, una alusión a la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Moscú en 2014, que fue seguida por un conflicto en el este del país.

El canciller ruso Serguei Lavrov, rechazó en la ONU esas acusaciones, describiendo la nueva estrategia de defensa de Estados Unidos de “confrontacional”, y sugirió que refleja una campaña de los militares estadounidenses por “más recursos financieros”.