La crecida del caudal del río Paraguay a su paso por Asunción no ha cesado en la última semana, llegando hoy a los 5,63 metros, y supera desde hace días el nivel "crítico de inundación" lo que obligó a evacuar ya más de 17.000 personas en diferentes puntos de la capital, según informó la Municipalidad.


Las autoridades municipales encargadas de la gestión de desastres indicaron hoy que el río subió otros 4 centímetros, un incremento continuado en el último mes, en el que el nivel del agua del río Paraguay ha subido en dos metros de altura.

Sin embargo, en la última semana cuando se acrecentó el caudal y, potenciado por una fuerte tormenta el pasado sábado, comenzaron las inundaciones de los Bañados de Asunción, barrios ribereños a las orillas del cauce en los que el agua ha anegado miles de casas, afectando hasta ahora a 3.485 familias.

Las autoridades municipales tienen prevista a partir del lunes tratar la posibilidad de declarar la ciudad en situación de emergencia por inundaciones para poder asistir y ayudar a los afectados sin tener la demora de la burocracia para la consecución de insumos y materiales.

Las autoridades ya han habilitado un total de 70 zonas de refugio en toda la ciudad para reubicar a las personas afectadas, la mayoría de las cuales se encuentran viviendo en albergues o predios públicos o militares habilitados para el desplazamiento de los afectados, en donde se han construido precarios chamizos de maderas y chapas.

La zona más afectada es el Bañado del barrio de Tacumbú, al sur de la ciudad, en donde más de 1.500 familias han tenido que dejar sus hogares después de que el agua anegara las calles y las casas precarias del lugar, según la Municipalidad.

En la zona del Bañado Norte, algo más de un kilómetro río arriba, 1.320 familias también se han visto afectadas y desplazadas por la subida del río.

En el barrio Ricardo Brugada, conocido como “La Chacarita”, en el centro de Asunción, junto a la bahía de la ciudad, han sido unas 640 familias a las que el agua ha forzado a desplazarse a zonas más elevadas.

En diciembre de 2015, las inundaciones en Asunción, asociadas al fenómeno climático de El Niño, obligaron a cerca de 100.000 personas a abandonar sus hogares y trasladarse a precarias casetas de madera construidas en refugios ubicados en espacios públicos. EFE