La prensa habla que la UEFA quiere limitar a 100 millones de euros la diferencia entre los fichajes y traspasos que efectúe un club a lo largo de una temporada. ¿Por qué eso? Dicen para evitar que se gasten sin medida para hacerse con los mejores jugadores. El proyecto se votará en la reunión del Comité Ejecutivo el próximo 24 de mayo.


 

La noticia la dio El diario “Le Parisien”, que adelanta en sus páginas la creación de una reforma bautizada como “Fair Play 2.0” y apunta que ese tope es susceptible de modificación en próximas discusiones. “Le Parisien” detalla que la institución quiere poder aplicar su proyecto de regulación del mercado de fichajes a partir de la próxima temporada.

 

Lo que publicó el medio de Francia enseguida ganó espacios en los medios internacionales. A modo de ejemplo, sostiene que el París Saint Germain (PSG) no estaría autorizado a gastar 420 millones de euros en el mercado, como sucedió el pasado verano, a menos que vendiera a jugadores a lo largo de la temporada por al menos 320 millones.

 

Sería, según ese periódico francés, una manera de frenar a los clubes con mayores fondos o a los inversores que más gastan, algo que la versión actual del juego limpio financiero no termina de conseguir. Otro de los puntos filtrados es la intención de limitar los efectivos a 25 jugadores profesionales, una regla que penalizaría a clubes como el Chelsea o el City, de los que “Le Parisien” recuerda que disponen de unos sesenta bajo contrato.