¡Llegó la paz! Senado de Estados Unidos alcanzó un acuerdo para reabrir el gobierno federal, que cumple su tercer día de parálisis parcial con cientos de miles de funcionarios en sus casas sin goce de sueldo. Este “cierre” del gobierno, que ocurre cuando los republicanos controlan el Congreso y la Casa Blanca, opacó el primer aniversario de la toma de posesión del presidente Donald Trump.


 

Tras intensas negociaciones el fin de semana, la oposición demócrata aceptó votar un proyecto de ley de financiamiento provisional del Estado hasta el 8 de febrero, a cambio del compromiso de la mayoría republicana de abordar la regularización de cientos de miles de inmigrantes indocumentados conocidos como “dreamers” (soñadores).

 

El proyecto de ley acordado superó un obstáculo de procedimiento clave en el Senado por una abrumadora mayoría de 81-18 votos. Resta la votación del texto en el Senado y se espera la aprobación definitiva en la Cámara de Representantes para el final del día, dicen las agencias internacionales.

 

Poco antes de esa votación clave, el líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, anunció en el hemiciclo que “después de varias discusiones, ofertas, contraofertas” había logrado un acuerdo con el líder republicano, Mitch McConnell.

“Votaremos hoy para reabrir el gobierno”, dijo Schumer. Pero recordó a McConnell su promesa de legislar para contemplar la situación migratoria de unos 700.000 “dreamers”, en riesgo de deportación con el fin del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés).