La canciller alemana Ángela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron pidieron en el Foro Económico Mundial una globalización más justa, la víspera de la llegada a Davos del presidente estadounidense Donald Trump. Líderes de todo el mundo y la élite empresarial se reúnen en Davos, Suiza.


 

. El gobernante francés pidió un “nuevo contrato mundial”, reconociendo que la globalización no siempre está siendo justa para todos. Sin ese contrato, advirtió “los extremistas ganarán dentro de 10 o 15 años en todos los países”. También pidió a las multinacionales, muchas de ellas presentes en la exclusiva estación de esquí de los Alpes suizos, que “renuncien a la optimización fiscal” para pagar menos impuestos.

Macron avisó de que no hay progreso quedándose fuera de la globalización. Un poco antes la canciller alemana Ángela Merkel declaró que “el proteccionismo no es la mejor solución” para los problemas del mundo. “Si pensamos que las cosas no son justas, que los mecanismos no son recíprocos, entonces tenemos que encontrar soluciones multilaterales y no unilaterales”, dijo la canciller alemana, una referencia implícita a la delegación estadounidense.