La demanda de dólares en Argentina llevó al tipo de cambio a rozar la barrera de los 20 pesos por cada dólar norteamericano, como secuela del descenso en la tasa de interés, señalaron analistas. La pregunta es si ese deseo por obtener la moneda norteamericana tendrá un mayor efecto sobre la economía del vecino país.


 

“Una cierta baja en la tasa de interés del Banco Central (de 28% a 27,25%) dejó más dinero en la calle y eso se traduce en mayor demanda de dólares”, dijo Fausto Spotorno, de la consultora Orlando Ferreres. Las pizarras mostraban una tasa cambiaria récord de 19,85 pesos por cada billete verde, moneda que es histórica pasión de los argentinos. En el mercado informal, llamado blue, un dólar ya se vendía a 20 pesos.

 

El Gobierno del presidente Mauricio Macri acaba de elevar la meta de inflación de 2018, de 10% a 15%, luego de cerrar 2017 en 24,8%, pero a la vez sostuvo la intención de moderar los elevados tipos de interés, imán para un fuerte ingreso de capitales golondrina. “Argentina tiene déficit de cuenta corriente de 5% del PIB y déficit fiscal. Pero lo que ha hecho el Banco Central es extraño, va contra todos los manuales. El mercado ve que ante una meta de inflación más alta, en lugar de subir la tasa de interés la está bajando”, comentó Pablo Tigani, director de la consultora Hacer.

 

Macri declaró esta semana en Rusia, en el marco de una gira que lo llevó al Foro de Davos en Suiza, que “hay muchos que reclaman tener un dólar mucho más alto, pero eso lo fija el mercado”. La devaluación del peso, acumulada desde el 30 de noviembre, es de 12%.