El presidente de EE.UU., Donald Trump, llega hoy a Davos, la primera participación de un inquilino de la Casa Blanca desde 2000, y donde se prevé desafíe a la élite global con su agenda de nacionalismo económico y proteccionismo comercial.


El carácter impredecible de Trump añade expectación ante el discurso que tiene previsto ofrecer. Merkel abogó por hacer frente al auge del proteccionismo, “nacionalismos” y “aislacionismos” en diferentes países del mundo a través de la cooperación multilateral, una de las lecciones que se deberían haber aprendido tras la Segunda Guerra Mundial.

Defendió sin matices el multilateralismo ante la presencia de “egoísmos nacionales” , “populismos” y ante la “atmósfera polarizada” que reina en muchos Estados, entre ellos Alemania.