¿Va a ceder Trump? Lo cierto es que la Casa Blanca propuso al Congreso un plan para reformar el sistema migratorio que abre la puerta a naturalizar a hasta 1,8 millones de jóvenes inmigrantes, después de un proceso de 10 a 12 años. La propuesta, que beneficia principalmente a los inmigrantes que llegaron al país en la infancia, pone fin al sorteo de visas de residencia y suspende la llamada “migración en cadena” o reunificación familiar, que queda limitada a cónyuge e hijos menores de edad.


Estos jóvenes inmigrantes -llamados “Dreamers” (soñadores)- regularizaron su situación a partir de 2012 mediante el programa conocido por las siglas DACA, que fue cancelado por el presidente Donald Trump en septiembre pasado. Pero ahora la Casa Blanca propone un plan para “dar estatus legal a los beneficiarios de DACA y a otros inmigrantes que podrían ser elegibles, ajustando el período de aplicación para abarcar a 1,8 millones de individuos aproximadamente”.

Además, la Casa Blanca pidió que el Congreso incluya en el próximo presupuesto federal una provisión de 25.000 millones de dólares para la construcción del controvertido muro en la frontera con México, una promesa de campaña de Trump. Una alta fuente del gobierno dijo que el país “debe tener las herramientas para detener la inmigración ilegal y la capacidad de sacar a individuos que han ingresado ilegalmente”.