El Ministerio de Educación aseguró que las clases iniciarán en la fecha establecida en las zonas inundadas, donde los desplazados ya aumentan las 21.000 personas.


A través del análisis de distintas propuestas para garantizar el inicio de clases el 21 de febrero para todos los alumnos, una de ellas es la posibilidad de que los estudiantes asistan a clases en otras escuelas.

Otra de las opciones es la instalación de aulas móviles y aulas tipo cubículo cercanas a los lugares donde los estudiantes fijaron residencia junto a sus padres, para que los niños asistan a clases sin tener que ir hasta las escuelas.

“Tenemos 23 escuelas afectadas en el país y el 80 % se encuentra en Central, pero no es solamente el problema de las instituciones afectadas, sino del movimiento de los chicos a las mismas, vamos a poner aulas móviles en las cercanías de las zonas donde se desplazaron, de tal manera que los chicos puedan asistir, porque no queremos perder más clases”, informó el encargado de despacho del Ministerio, Ricardo Nicolás Zárate.

Actualmente aproximadamente son 23 las instituciones inundadas tras la crecida del Río Paraguay.

EFE