Con respecto las inundaciones que se registran en varios distritos del departamento de Ñeembucú, el diputado liberal Víctor Ríos, indicó que la asistencia ya se está efectivizando a las familias afectadas e instó igualmente a las demás autoridades a estar atentos en caso de que la situación empeore y sigan las lluvias, se declare en emergencia para que la asistencia sea continua.


Ríos señaló que una treintena de familias ya fueron albergadas en las instalaciones de la Universidad Nacional del Pilar. Según datos estadísticos que maneja la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), unas 278 familias afectadas por las crecidas, son de la capital departamental.

“Tengo entendido que ya los municipios y la Gobernación están prestando asistencia dentro de sus posibilidades, porque tenemos el problema de la creciente del río Paraguay, del río Paraná, sumado a eso las lluvias intensas. Esa situación se volvió muy crítica por las intensas precipitaciones. Tengo entendido que Emergencia Nacional ya está enviando las provisiones para las familias afectadas”, refirió el parlamentario.

Asimismo, instó a las autoridades, a que se declare en emergencia la situación que se vive en el departamento, en caso de que la situación empeore y continúen las lluvias, para que de esta manera, se garantice una asistencia integral para las familias que fueron desplazadas por las inundaciones.

“En realidad, los municipios pueden declarar en emergencia, la gobernación y el Poder Ejecutivo también pueden hacerlo. En los últimos años, el Congreso declaró en emergencia por iniciativa legislativa ya que se trata de una herramienta totalmente constitucional. Casi siempre somos criticados por ello porque dicen que no manejamos tiempos. Yo espero que esta declaración surja del poder Ejecutivo. Pero si vemos que la situación sigue agravando y no existe una reacción adecuada, seguramente también haríamos la declaración de emergencia por iniciativa parlamentaria”, indicó.

Cerca de 8 municipios afectados

El ministro Joaquín Roa informó a los medios locales que en total, serían 800 las familias damnificadas en la zona de Ñeembucú. Los municipios más afectados por las crecidas son: General Díaz, Villa Franca, Villalbín, Cerrito, Mayor Martínez, Alberdi, Tacuaras y Villa Oliva.

Roa afirmó que en solo 5 días, se registraron aproximadamente unos 400 milímetros de precipitaciones, cuando el promedio anual en el departamento es de 1500 milímetros.

Fuente: Cámara de Diputados