El Tribunal Constitucional español anunció la suspensión de la investidura de Carles Puigdemont, exiliado en Bélgica, como presidente de Cataluña, ya que está perseguido por la justicia. Ahora se verá cómo termina el tema.


Puigdemont tiene una orden de detención en su contra, y su retorno a España significaría en principio su arresto inmediato. “No podrá procederse a la investidura del candidato sin la pertinente autorización judicial, aunque comparezca personalmente en la Cámara, si está vigente una orden judicial de busca y captura e ingreso en prisión”, explicó el alto tribunal.