Unas 25 personas fueron asesinadas a tiros en diversos estados de México durante el fin de semana, en medio de una ola de violencia que atraviesa el país y que el año pasado marcó récords de 25.000 asesinatos.


Según fuentes oficiales, la noche del sábado cuatro encapuchados irrumpieron en una casa donde se llevaba a cabo una celebración y dispararon contra los hombres que estaban viendo un partido de fútbol. El hecho dejó, además, cuatro heridos.

México cerró el año pasado con más de 25.000 asesinatos, la mayoría en zonas marcadas por la criminalidad de cárteles de la droga y otras organizaciones delictivas.

En el balneario turístico de Acapulco, al pie del océano Pacífico, un turista fue asesinado la madrugada del domingo tras una balacera en el interior de un bar. En Cancún, otro centro turístico sobre el Caribe, un grupo comando irrumpió en un bar el sábado y abrió fuego dejando tres muertos y cuatro heridos.