La arraigada preferencia por los niños varones en India ha hecho que a nivel estadístico "falten" más de 63 millones de mujeres en todo el país. Más de 21 millones de niñas no son deseadas por sus familias y cada año "desaparecen 2 millones de ellas por abortos, enfermedades y desnutrición, según un sondeo económico anual presentado por el Ministerio de Finanzas indio.


Los expertos afirman la existencia de lo que llaman “preferencia por el hijo”, que lleva a las parejas a traer al mundo hijas mientras no obtienen el varón tan deseado.

El informe del ministerio evidencia que en total son 63 millones las niñas “desaparecidas” a causa de los abortos, enfermedades, el no cuidado y la malnutrición.

La dispar proporción de hombres y mujeres se debe en gran parte a los abortos selectivos por sexo y a que los niños reciben mejor nutrición y atención médica, según el sondeo.

Los abortos selectivos por sexo son ilegales en India y los médicos tienen prohibido incluso revelar el género de un bebé, pero es fácil encontrar radiólogos dispuestos a saltarse las normas.

La combinación de antiguas creencias y la realidad económica hacen que millones de familias indias teman tener hijas.

Hace tiempo que los estudios muestran que las niñas reciben menos educación que los niños en India, tienen una nutrición peor y reciben menos atención médica. Muchas mujeres, incluso mujeres educadas y adineradas– dicen sufrir una intensa presión, especialmente de sus suegras, para que tengan hijos varones.

El reporte, que analizó la relación entre la tasa de nacimientos y el género de los niños menores de las familias, también estimó que más de 21 millones de niñas indias no son deseadas por sus familias.

“El país prohibió la práctica de los abortos selectivos femeninos a través de test para la determinación del sexo. Sin embargo los números del censo revelan que el feticidio femenino es aún muy difundido. Según los datos del último censo demográfico de 2011, en India viven 940 niñas cada 1.000 varones.

En algunos estados –como el de Punjab y Haryana– la proporción toca niveles altísimos: 100 mujeres contra 1.200 varones de la misma edad. O sea es interesante notar, subrayan los analistas, que el aborto de niñas está radicado también en los estados más ricos y no sólo en las zonas rurales, donde para los padres es más difícil garantizar la instrucción de ellos.
Fuente: El Mundo