El ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), convocó para este miércoles una reunión con los representantes del gremio de camioneros con objeto de buscar soluciones al conflicto creado por la autorización de permitir la entrada de camiones bitren (de dos remolques) procedentes de Brasil.


El gremio siguió hoy apostado con sus vehículos en las rutas para manifestarse contra la resolución del MOPC, emitida en enero y que autoriza que esos camiones, dedicados al transporte de soja y grano, circulen por el territorio nacional, al considerarlo una competencia desleal.

El anuncio de la reunión se produjo después de que el viceministro de Obras, Juan Manuel Cano, se reuniera esta mañana con el presidente, Horacio Cartes, en la residencia presidencial.

También esta mañana, los representantes de los transportistas se reunieron con el presidente del Senado, Fernando Lugo, para pedir su mediación con el Ejecutivo y poder concretar una reunión con el ministro del MOPC, Ramón Jiménez Gaona, que era una de las exigencias del gremio.

El presidente de la Asociación de Camioneros del Paraguay, Ángel Zaracho, explicó tras el encuentro con Lugo que las movilizaciones en las principales rutas internacionales del país suramericano persistirán mientras no lleguen a un acuerdo con el MOPC.

El ingreso de este tipo de camiones en Paraguay, previsto para el próximo 20 de febrero, según el gremio, dejaría a los camioneros paraguayos sin competitividad, ya que ellos solamente utilizan camiones convencionales para el transporte de la zafra de soja, único sector en el que se ha habilitado la circulación.

Según informó hoy el MOPC, la circulación de los camiones brasileños se realizaría única y exclusivamente sobre el “corredor granelero” que une la ciudad norteña de Pedro Juan Caballero, fronteriza con la urbe brasileña de Ponta Pora, hasta el departamento el puerto de Concepción, 215 kilómetros al suroeste.

Además, el Ministerio indicó que los transportistas brasileños de “bitrenes” que pudieran salirse de la ruta internacional que une ambos lugares podrían llegar a pagar multas de hasta 4.000 dólares.

Los camioneros afectados por esta decisión del Ejecutivo permanecen apostados a los costados de las carreteras y desde el pasado lunes realizan marchas a velocidad anormalmente reducida en señal de protesta. EFE