Mauricio Macri en la Argentina puso en vigencia de un decreto contra el nepotismo, que ya obligó a varios familiares de ministros y altos cargos a renunciar a sus puestos. Una normativa similar, conocida como “ley de moralización de la vida pública” ya está en vigencia en Francia desde junio de 2017.


El ministro argentino de Modernización, Andrés Ibarra, confirmó que varios familiares de ministros ya han renunciado a su puesto después de que el presidente Mauricio Macri anunciara que en los próximos días firmará un decreto que prohibirá que trabajen parientes en el Gobierno.

Aunque no se hizo oficial, se supo que la prohibición se extendería hasta los familiares de segundo grado de consanguinidad o afinidad. Es decir, no podrán ser funcionarios públicos los padres, hijos, cónyuge, hermanos, abuelos y nietos de funcionarios. Solo quedarían exentos los primos.

El titular de la cartera argentina de Modernización confirmó la dimisión de dos hermanas del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, del hermano del jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, y el anuncio de dimisión del yerno del ministro de Defensa, Óscar Aguad.

El presidente Macri también anunció una reducción del 25% de los cargos políticos del Ejecutivo nacional y la congelación de los salarios de los funcionarios. Además, afirmó que prohibirá que ningún familiar de los ministros pueda formar parte del Gobierno.

Con la prohibición de familiares en el Gobierno, sumado a la salida de lo que serán alrededor de 1.000 cargos políticos, buscan dejar “el 50% de los cargos concursados” en los próximos dos años, explicó Ibarra.