Los camioneros seguirán en huelga y movilizaciones contra la entrada de camiones brasileños tipo bitren (doble remolque) tras la ruptura de la primera mesa de diálogo con el Gobierno, una reunión de la que el ministro de Obras Públicas, Ramón Jiménez Gaona, tuvo que salir escoltado por la Policía.


La reunión se había planteado para dar salida al conflicto surgido desde el pasado lunes entre transportistas y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones tras la aprobación el pasado 17 de enero de una normativa que permite la entrada de ese tipo de camiones, y que según los camioneros, les deja en desigualdad de condiciones.

El encuentro finalizó poco después de arrancar tras el desencuentro de los representantes del gremio con Jiménez Gaona, quien, al término de la reunión, tuvo que desistir de comparecer ante los medios debido a las protestas de los líderes gremiales.

El presidente de la Asociación de Camioneros del Paraguay, Ángel Zaracho, le dijo que la reunión se rompió tras la petición de los transportistas de que se retire la resolución firmada en enero y comiencen con las negociaciones.

Agregó que, a partir de esa propuesta, el ministro “dio por terminada la reunión sin que haya negociación”.

Por su parte, Jiménez Gaona, en una rueda de prensa posterior, explicó que la mesa de diálogo fracasó debido a los improperios lanzados en su contra por los camioneros y a la falta de diálogo por parte del gremio.

Sin embargo, dijo que el Gobierno permanece abierto al diálogo y reiteró la necesidad de aplicar ese proyecto y así convertir al país en el centro logístico de la región.

En ese sentido, Zaracho también indicó la posibilidad de volver a reunirse con el Gobierno en los próximos días.

Sin embargo, señaló que a partir de mañana los camioneros, que llevan desde comienzos de semana apostados en los costados de las rutas internacionales por todo el país, continuarán con esta medida de presión y que, en Asunción, marcharán con los camiones en señal de protesta.

De acuerdo con el Ministerio de Obras Públicas, esa circulación de los camiones brasileños se realizaría única y exclusivamente sobre el “corredor granelero” que une la ciudad norteña de Pedro Juan Caballero, fronteriza con la urbe brasileña de Ponta Porá, hasta el puerto de Concepción, a 215 kilómetros al suroeste.

A este respecto, Jiménez Gaona dijo en la rueda de prensa que los camioneros también se beneficiarán de las cargas procedentes de Brasil, ya que transportarán el 50 % de la misma.

Según el Ministerio, los transportistas brasileños de “bitrenes” que se salgan de la ruta internacional que une ambos lugares establecidos pueden llegar a pagar multas de hasta 4.000 dólares. EFE