Se viene el UBER, pues en silencio ya tienen el registro de la Dirección Nacional de Propiedad Intelectual (Dinapi). Sólo falta el permiso gubernamental y municipal para que dicho sistema de transporte pueda funcionar en el país, de acuerdo a Rodolfo Rivas, director de Marcas de la institución.


Todo parece va en el camino correcto, con el malestar de los taxistas tradicionales. “Cumplieron con todos los requisitos de fondo. No existe ningún impedimento en la ley de marcas para que esta denominación sea rechazada. La experiencia nos habla que en otros países, tantos regionales o europeos, la habilitación la realizan los municipios o ayuntamientos que son sus equivalentes”, explicó Rivas.

El director de Marcas afirmó que Uber debe operar con las mismas exigencias y costos similares. “Estamos hablando de una plataforma digital. Es una aplicación y hay que ver si las ordenanzas de los municipios se refieren sobre eso”, afirmó.