Sólo en cuatro barrios capitalinos intervenidos se encontraron 12.896 criaderos de mosquitos. Los barrios donde realizaron los operativos fueron Ricardo Brugada, Catedral, San Roque y Las Mercedes. El objetivo es evitar la producción de criaderos del mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue, zika y chikungunya.


Según los representantes de la institución encargada del trabajo, 30% de las viviendas en el área de intervención no pudieron ser verificadas, ya sea por estar cerradas o por renuencia. El rastrillaje consiste en la movilización de brigadas, debidamente identificadas, que visitarán casa por casa para la eliminación de todo recipiente que pueda acumular agua y de esta manera incentivar a las familias a proseguir con esta medida preventiva.

El índice más alto de criaderos fue registrado en la zona de Ricardo Brugada, más conocida como Chacarita, con un total de 10.264 moradas para mosquitos, de los cuales 1.454 fueron eliminados, 1.999 tratados físicamente y 214 tratados con larvicidas. En el barrio Las Mercedes encontraron 1.439 criaderos, de los cuales fueron eliminados 238, tratados físicamente 313 y con larvicidas 240. En tanto, en la zona de la Catedral detectaron 631 focos y en San Roque, 562 puntos de criaderos.