Grupos de campesinos se congregaron este lunes ante el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), en el centro de Asunción, dentro de una marcha por varias oficinas del Gobierno para exigir el cumplimiento de la ley de emergencia campesina, con un presupuesto de 40 millones de dólares que no se ha ejecutado,


La Ley de Emergencia de la Agricultura Familiar se promulgó en agosto de 2017 y contaba con un plazo de 180 días, que vence este viernes, para hacer llegar esos recursos a los afectados.

“Ha llegado un 0 % desde el Crédito Agrícola, eso es ninguna ejecución, ayuda alimenticia cero y reactivación productiva del 7 %, eso se traduce en 15 tractores y 8 rastras, cuando nosotros acordamos 105 tractores distribuidos en 13 regiones”, explicó a Efe el dirigente campesino Jorge Galeano.

El MAG fue la primera parada de su protesta, que continuará ante el Comité de Emergencia Nacional, el Ministerio de Hacienda y el Congreso, donde se reunirán con la Comisión Permanente, en un encuentro en el que estarán los titulares de Agricultura y Hacienda, Marcos Medina y Lea Giménez, respectivamente, según adelantó Galeano.

Con esta reunión, los campesinos pretenden denunciar la situación, exigir responsabilidades y pedir la ejecución de esos 40 millones de dólares antes de que venza el plazo el día 9 de febrero.

“Estamos haciendo una denuncia administrativa, una denuncia política ante la instancia parlamentaria y, si no hay ninguna respuesta, vamos a presentar una denuncia penal formal ante el Ministerio Público”, agregó el dirigente campesino, que quiere “que se investigue donde se fueron a parar los fondos”.

La Ejecución de ese presupuesto dependía a partes iguales de la cartera agrícola y del Crédito Agrícola de Habilitación, y se destinaría a la reactivación productiva de la agricultura familiar.

Miles de labriegos acamparon durante 37 días de julio y agosto del pasado año en el centro de Asunción en demanda de la ley de emergencia, así como de la condonación de sus deudas con entidades privadas y públicas.

La condonación fue aprobada por el Congreso, pero días después fue vetada por el presidente del país, Horacio Cartes. EFE