Al menos una persona murió y otras cinco resultaron heridas en Moscú en la mayor tormenta de nieve jamás registrada en la capital rusa, declararon este domingo el alcalde y agencias meteorológicas. Además, unas 60.000 personas se quedaron sin electricidad en el centro de Rusia, informó el ministerio de Energía.


En 24 horas, cayeron sobre Moscú 43 centímetros de nieve, es decir, más de la mitad de lo que cae de media en la ciudad en un mes, según el Servicio Nacional de Meteorología.

“Una persona murió tras la caída de un árbol sobre una línea eléctrica”, afirmó el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, en la red social rusa VKontakte, agregando en Twitter que se habían registrado unas 2.000 caídas de árboles a causa de las inclemencias climáticas.

“Según las últimas informaciones, cinco personas resultaron heridas. Sean prudentes. Las previsiones meteorológicas indican que el tiempo seguirá degradándose”, añadió la red, advirtiendo de que están previstas fuertes ráfagas de viento. Cerca de 70.000 agentes del ayuntamiento fueron movilizados para despejar las carreteras.