Descargar el Audio

El fiscal Joel Cazal comentó algunos detalles brindados por los colonos secuestrados. En cómo fue la alimentación durante el cautiverio, si hubo maltrato, torturas, y si pudieron ver a los otros secuestrados en el caso de Edelio Morinigo y Félix Urbieta.


Cazal comentó que decidieron calmar las preguntas por el estado en que en que se encuentran. En parte, dijo que los secuestrados no tuvieron contacto visual con los otros secuestrados.

“Ellos tenían vendados los ojos, estaban separados en campamentos diferentes pero compatieron uno durante mucho tiempo”.

Durante el proceso de liberación los colonos comentaron que les ordenaron caminar por varios días previos a la liberación y que fueron avisados. Posteriormente fueron soltados y le dijeron “que sigan caminado y no mirar atrás”.

En el cautiverio estuvieron casi todo el tiempo encadenados y vendados. “Cuando tenían oportunidad de no estarlo los otros venían encapuchados”.

En cuanto a la alimentación, “cuando la logística no llegaba no tenían suficiente alimentos, comían lo que estaba al alcance: sapos, ranas y otros bichos, además de que la comida era muy escasa”. Explicaron que la situación se dió debido a que el EPP no quería arriesgarse a ser descubiertos durante los operativos policiales y militares.

El fiscal informó que no hay un monto exacto confirmado, la Fiscalía tanto como la Policía no tuvo acceso, solo la familia, ya que se realizó el procedimiento “con absoluta discreción”.

El parte médico dió como resultado un buen estado en general sin riesgo de vida, salvo las lesiones cutáneas. En cuanto al estado anímico, Bernhard Blatz está mejor, mientras que Franz Hiebert con algo más de temor, señaló el fiscal.