El nuevo buque insignia de la compañía Space X despegó ayer martes con éxito desde Cabo Cañaveral convirtiéndose el cohete espacial más potente jamás construido. En este vídeo te mostramos como fue su puesta en órbita; una nueva hazaña de la tecnología.


Con un descapotable rojo Tesla Roadster en su interior, y un muñeco al volante del mismo bautizado como Starman en honor a David Bowie, el Falcon Heavy de la compañía Space X de Elon Musk, se encaminaba ayer con éxito hacia el planeta rojo tras despegar.

El cohete es en realidad un conjunto de 3 cohetes Falcon 9 diseñados por la compañía y puestos a trabajar en conjunto con motivo de triplicar su potencia. Dos de ellos, los cuales regresaron a la Tierra despues del despegue, de hecho, son cohetes ya utilizados en otras misiones, con lo que Space X ha demostrado una vez más -clave en su modelo de negocio- que es posible rentabilizar la tecnología espacial mediante su reutilización.

El cohete central, otro Falcon 9, un cohete de nueva construcción y reforzado para soportar las nuevas condiciones a las que se vería expuesto en esta ocasión, volvería a nuestro planeta horas más tarde, aterrizando en una plataforma en el océano.

De este modo, con un total de 27 motores, 9 por cada uno de los cohetes, y un empuje que otorga al vehículo espacial la posibilidad de abandonar la órbita terrestre con 69,3 toneladas de carga, el Falcon Heavy se ha convertido en el cohete más potente puesto en órbita desde que la NASA lanzara el Saturno V usado en los programas Skylab o Apolo, y el cual puso al hombre en la Luna.

Fuente: National Geographic