El candidato a vicepresidente de la República de la Alianza Ganar, Leo Rubin, salió al cruce de la denuncia realizada por una mujer indígena que dijo haber sido abusada sexualmente y que fruto de esa violación, nació una niña hace 17 años. El Frente Guasu asegura que esto responde a una campaña sucia contra su dirigente.


Con el apoyo de su esposa Mariana Franco y asesorado por su abogado Jorge Bogarín, convocó a la conferencia de prensa, ocasión en que negó las acusaciones.

Declaró que existe la fuerte sospecha de que el material fue montado para desacreditarlo políticamente.

La denunciante es Amelia Flores, de la comunidad Santa Teresita, ubicada en Mariscal Estigarribia, Chaco.